Labios:

Los labios son muy sensibles, a diario se enfrentan a diversos factores como: saliva, polvo, frío o calor, Sol, viento y alimentos irritantes, todos ellos afectan su salud y apariencia.

Para tener un cuidado  básico de tus labios, puedes seguir estos pasos:

  • Exfólialos

  • Huméctalos

  • Hidrátalos

  • Desmaquíllalos.

Y recuerda que: LOS LABIOS NO SE BRONCEAN, PERO Sí SE QUEMAN, Protégelos con Blistex®

Hidrátate:

El agua te ayuda a mantener tu piel hidratada y elimina las toxinas de tu cuerpo, incrementa tu energía, mejora tu digestión, evita la retención de líquidos y contribuye a quemar las reservas de grasa. Por esto es necesario que ingieras agua y otros alimentos que la contengan.

Protégete del sol:

Es importante que utilices un protector solar todos los días (tanto soleados como nublados).

El protector solar cuida tu piel porque reduce el envejecimiento prematuro, las líneas de expresión, manchas e incluso el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Límpiala:

La limpieza es un elemento importantísimo en la rutina de cuidado de tu piel. Pues no sólo elimina el exceso de impurezas y contaminantes que obstruyen los poros, sino que también prepara tu piel para que los productos que vayamos a utilizar como cremas, cosméticos, etc. puedan penetrar la epidermis y ser más eficaces.

Incorpora en tu dieta alimentos que contengan:

  • Ácidos Grasos Esenciales.- Son un componente importantísimo de cualquier dieta saludable, ya que suavizan y protegen tu piel. Incluye en tu dieta: nueces, aguacate, semillas, aceite de girasol, germen de trigo, entre otros.

 

  • Antioxidantes.- Te ayudan a combatir los radicales libres responsables del envejecimiento prematuro, por lo que no olvides incluir alimentos como: arándanos, moras, ciruela pasa, manzana y todos los que contengan Vitamina A, C y E.

Factor de Protección Solar (FPS) :
  • El FPS indica cuanto tiempo más aumenta la capacidad de defensa natural de la piel antes de llegar a quemarse. Por ejemplo, una persona de piel clara que normalmente empieza a quemarse después de diez minutos al sol, tardaría 15 veces ese tiempo con un FPS 15, es decir, 150 minutos o 2.5 horas.

 

  • Los productos con FPS contienen  ingredientes que absorben, bloquean y/o dispersan los rayos UV.

 

  • Protegerse es fundamental pues evitas la deshidratación y  quemaduras. El uso continuo incluso puede llegar a protegerte del cáncer de piel y labios.

 

  • El sol es causante de más del 75% del envejecimiento prematuro de la piel, arrugas, manchas y flacidez. Por ello es importante usar un FPS en los productos que utilices a diario.